Día 30. Refugio de Vallferrera-Refugio de Sorteny: Llueve en Andorra y ahora resulta que ¡soy vasca!

Áreu

Áreu

Al final no valió de nada posponer la etapa de ayer por miedo a la lluvia. Es más, no sólo me he mojado hoy (y bien) sino que ayer me mojé aún más ya que me cayó una tormenta monumental en el trayecto entre el refugio de Vallferrera y Áreu, adonde bajé buscando un poco de civilización, cobertura, wifi y una cama de verdad. Imposible encontrar dos pronósticos del tiempo iguales. Imposible que el mismo pronóstico se mantenga dos horas. En lo único que parece haber acuerdo es que el tiempo estará revuelto durante, al menos, toda la próxima semana. Si espero el día perfecto, no acabo, luego la decisión es clara: si me mojo, me mojo.

Panorámica desde el Port de Boët.

Panorámica desde el Port de Boët.

¿La etapa de hoy? Podría hablar de paisajes maravillosos que no he visto (la niebla, la lluvia), de hermosos lagos que apenas he intuido o de vistas espectaculares totalmente ocultas en los puertos de Boet y de Rat. Podría. Pero mejor os hablo de mi taxista de esta mañana, Josep Maria, con el que he hecho el trayecto inverso al de ayer. Tras contarle que atravieso los Pirineos, ha alegando un tímido “con un par”, pero tras decirle que lo que hago no es el GR11 sino la Alta Ruta, entonces ha concluido, con toda la contundencia del mundo, con un “tú vivirás en Sevilla pero ¡eres vasca!”. Tendré que repasar mi árbol genealógico.

Estany de la Socarana.

Estany de la Socarana.

Es curioso cómo lo que un día se antoja imposible, al siguiente se afronta con humor. Esta mañana salí mentalizada de que me mojaría y eso me ha permitido andar sin preocuparme más de la cuenta (aunque confieso que subir dos puertos con niebla y lluvia no es lo más ilusionante del mundo). Me he reído de los resbalones, de las veces que mis posaderas han tocado el suelo, del frío del Puerto de Boet, de los despistes en la ruta, de mis pies flotando en agua, de mi nariz y mi pelo y mis cejas y mis pestañas goteando niebla, del no encontrar a nadie en el camino (ayer, que salieron todos, yo me quedé, y hoy, que salgo yo, no anda nadie). He hablado con las vacas y he pensado que si estaban ahí es que no había peligro de temporal. Y me he congratulado de lo bien que he subido. ¿Es o no es humor?

Por de Rat. Visibilidad cero.

Por de Rat. Visibilidad cero.

Lo mejor, el final: el mejor refugio de cuantos haya encontrado hasta la fecha, nuevo, amplio, cómodo, con wifi, con una habitación de ocho camas para mí sola, con jabón y secamanos y ¡estufa encendida en el comedor! (No es para menos, afuera hace sólo 9°C) y con un grupo (sí, de catalanes, lo normal por estos lares) que me invitan a Ratafía casero. ¿Mañana volverá a llover? ¿A quién le importa? En serio, y bravuconerías aparte, ¡por favor, que no llueva!

Anuncios

6 pensamientos en “Día 30. Refugio de Vallferrera-Refugio de Sorteny: Llueve en Andorra y ahora resulta que ¡soy vasca!

  1. ¡¡Venga Eli!! ¡Tu puedes, también, con esas jornadas de niebla y lluvia!! Al final de una mala jornada estaba el mejor refugio. ¡Siempre hay que mirar la botella de Ratafia medio llena! jejeje

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s